AQQA

(improvisación)

Claudia Roció Rodríguez Rincón

Rodolfo Lozano Gonzalez 

agua arena arena más gruesa piedritas piedras piedras más grandes

Performance de

Claudia Rocío Rodríguez Rincón y Rodolfo Lozano González

¿Qué es tu cuerpo? Yo no sé si te has preguntado alguna vez qué es tu cuerpo. Es un trance grave y difícil. Yo me he acercado una vez a mi cuerpo; y habiendo comprendido que jamás lo había visto, aunque lo llevaba a cuestas, le he preguntado quién era: y una voz, en el silencio, me a dicho: Yo soy el cuerpo que te habita, y estoy aquí, en las oscuridades, y te duelo, y te vivo, y te muero. Pero no soy tu cuerpo. Yo soy la noche.

Jaime Sáenz

ERRES

rezo por los muertos
porque ya no están muertos. Yo me los he comido y no me han sabido bien.
Me han nutrido
y los he oído.
Me hablan de miedo y de oscuridad.
Yo los dejo,
ahí donde no están.
¿tres, en tres huecos?
Oscuros, húmedos. Como mis ojos, como mi boca. Los tres.

Siempre nos duele la panza. Debe ser por haber comido toda esa carne. Carne que nos carcome los huesos y nos trae al fin.

Estamos llenos
como el silencio
y estamos vacíos
como las tumbas
y siempre,
como ahora,
llega la hora
de la danza

Danza me-moria
danza recoger los pasos y caer
hundirnos

Ya no estamos aquí.
No sé para dónde ya nos fuimos.
Y nos gusta ahí
donde no estamos.

En-tierra Claudia Rocío Rodríguez Rincón

Y pensó en sí misma y halló solamente confusión. Pero aun así sabía que era necesario escribir porque sólo ella podría dar testimonio de algunas cosas por las que vivía. Aun cuando escribiera sobre los ruidos nocturnos, los vagidos de las cosas a media noche y la tristeza de su ser intacto y no obstante definitivamente deteriorado, ella sabía que tenía escribirlo. Por eso, aun mirando desde la alcantarilla, le sobrevenía una leve alegría, porque la más desposeída tenía algo que hacer: contar un cuento sin historia y sin explicar por qué su herida mana desde que se recuerda. Es todo lo que sabe. No es mucho. Pero es todo lo que sabe.

Alejandra Pizarnik

DE LA NATURALEZA

Lo siento Perdóname Gracias Te amo 

Irena Bracamonte y Gabriela Bracamonte

El llamado de la naturaleza, UN hombre- UN animal, se muestra ante una tormentosa y a veces perturbadora melancolía que habita en el interior. La salida, sin saberla, aparece para conducir a una irrevocable respuesta. Lo que se dice es lo que hay y traspasa en cada día... ¿la vida? o ¿la muerte? En este velo tan delgado transitan los cuerpos, que chocan, que se alejan, que caen, que finalmente se encuentran en este mundo que no es nada de lo que creen; en medio de este vacío, una presencia.Símbolo de las pasiones nobles y salvajes que aparecen en todo lo natural. La fuerza de la creación del universo, el principio y el fin. En un viaje de contradicciones, el misterio.